lunes, 9 de enero de 2012

Ignacio Maya: el artista, el valiente, el leal






Bertha Zamora

Guerrero se ha caracterizado por tener hombres valientes, “de esos que no se rajan”. Por toda la República Mexicana nos conocen así, frases como “con los de Guerrero hay que tener cuidado” se escuchan a lo largo y ancho de nuestro país.
En esta ocasión, los sobrinos del General Ignacio Maya, nos hablan de su personalidad, sus gustos, su vida de quien es uno de los orgullos de esta ciudad.

***

En una de las casa antiguas que alberga esta ciudad, me reciben Jaime, Margarita y Matilde Carreón Maya, hijos de Josefa Maya Herrera, hermana de Ignacio Maya.

Es una familia de deportistas, pues en su juventud pertenecieron al grupo de alpinistas “Corzos de Hacienda”, realizando varias expediciones a los volcanes más importantes de México, también una familia de dos nombres, lo cual les ha traído varios contratiempos y anécdotas.

Dice la historia que Ignacio Maya, se incorporó a las Fuerzas Zapatistas y se distinguió por su valor y por su gran resolución al combatir a las Fuerzas Federales, así fue ascendido a General por Emiliano Zapata. En esta ocasión, dejaremossólo por un momento de lado a la historia para que hable la sangre de este igualteco revolucionario.

Ignacio, el joven artista e idealista
Matilde dice, “A Ignacio no le gustaba trabajar en el campo, él aspiraba a mejorar”. Fue así como Ignacio sale de Iguala rumbo a Morelos.

“Allá se dedicó a restaurar iglesias, era un artista, después estalla la Revolución y él se une a la causa de Emiliano Zapata, pues era un idealista y le pareció justa la lucha de Zapata”.

Los hermanos Carreón Maya afirman, “nuestra abuela Antonia Herrera y nuestro abuelo Felipe Maya lo apoyaban en sus ideales y estaban de acuerdo en su lucha, Antonia lo iba a visitar seguido, ella veía como si en burro, a caballo, caminando, pero iba a abrazarlo y verlo”.

Ignacio, el valiente y leal
Matilde afirma que admira mucho a su tío por sus acciones, “era muy leal, siempre leal a Zapata, se estimaban mucho entre ellos. También era muy aguerrido, no medía el peligro”. Al mismo tiempo, comparte la siguiente anécdota que le contaba su mamá muy a menudo, “en una batalla muy fuerte falleció el hijo del General Cantón, éste le pide a Ignacio que le permitiera sepultar a su hijo antes de ser entregado a Zapata, Ignacio acepta, fue un acuerdo de hombres, sólo de palabra, y todos la cumplieron”.

De igual manera comenta, “en una ocasión Ignacio llegó a una hacienda a pedir pastura para caballos, el dueño de la hacienda le da dinero, Ignacio no lo aceptó, por todo esto lo admiro mucho”.

Su muerte
Los hermanos Carreón Maya, recuerdan como sucedió la muerte de su tío, “casi al finalizar la Revolución Ignacio muere en combate en el Sitio de Cuernavaca. Lo velaron en el cuartel que tenía el General Zapata, toda la noche tocó a doble la campana, en las casas cercanas pusieron moños negros en señal de luto. Zapata lloró en el sepelio de Ignacio y en ese momento ordenó se hiciera un mausoleo donde sepultaran a todos sus generales, ahí está mi tío en Tlaltizapan, Morelos”.

Matilde recuerda una anécdota, “mi abuela Antonia iba muy seguido a verlo, ya era conocida en los campamentos, en el sepelio ella quería darles café a todos, le dijeron que no, porque tal vez ahí estaba quien había matado a Ignacio… aunque no la conocí la admiro por su forma de ser y sus sentimientos”.

¿Valientes contemporáneos?
¿En la actualidad hay hombres valientes?, ante esta interrogante Matilde dice, “yo creo que sí los hay, sólo falta la oportunidad para que demuestren su valentía.
Jaime afirma sentir un orgullo muy especial por tener un tío así, “ojalá yo tuviera algo de su entusiasmo”. Magdalena dice tener gran admiración por él.

1 comentario:

  1. Anónimo3.5.12

    Zapata lloró en el sepelio de Ignacio y en ese momento ordenó se hiciera un mausoleo donde sepultaran a todos sus generales ???????? porfavor corrijan esto

    ResponderEliminar

Comente como Anonimo para dejarnos su opinion Gracias