lunes, 12 de septiembre de 2011

! Ah ¡… por cierto en Iguala, no hay teatro…



Amílcar Venegas Cisneros

Una eficiente arma de la que se valieron los españoles para evangelizar a los indígenas en nuestro país fue algo llamado Teatro. Mediante actuaciones sencillas presentaban la vida de Jesucristo, su pasión y muerte que junto con las conocidas “pastorelas” daban a nuestros antecesores embrutecimiento, tal y como sucede hoy día con las telenovelas. En aquel Teatro de antaño, en donde se utilizaban vestimentas, escenografías, con una simple musicalización, cantos, bailes y actuación alegre, yacían nuestras primeras prácticas de enseñanza y doctrinaje. Y así en lo sucesivo, el teatro, sin duda ha estado evolucionado en sus diferentes aspectos, ya sea por el país o por la situación socio-política que en la región exista.

Aquí en Guerrero de hecho, afirman algunos; cosa que guardo mis dudas; pero dicen, que en la Ciudad de Taxco de Alarcón existe toda una tradición del Teatro. Y mientras tanto eso queda en cuestionamiento… ¿En Iguala Guerrero, entonces, que ha pasado?¿Qué maldición cayó en esta ciudad? Fácil de contestar: simplemente no lo hay, no existe Teatro, no lo conoce el común de los habitantes. No se niega que eventualmente hay presentaciones teatrales, eso sin duda. Que algunos empresarios lo ofrecen en los diferentes antros, cine adaptado, museo o en algún festival o evento cultural en el famoso andamio de herrería y tablones, eso, que ni qué; Pero “decentes obras teatrales” en Iguala, ¿A poco se exhiben? No verdad; las justificaciones ahí le van.

No hay ninguna sede construida (edificio), no hay actores o actrices en activo, no hay directores entusiasmados, no existe condición mínima técnicamente hablando, no hay presupuesto, no hay apoyo por las autoridades, no hay tiempo, no hay interés, no hay promotores ocupados en fomentarlo, no es factible para los empresarios locales; de hecho ni siquiera es visto como una opción de mercado, ni en las escuelas lo consideran como táctica de aprendizaje, ni nuestro H. Ayuntamiento, creo, al menos eso parece, supo a lo largo de su administración que existía dicha expresión artística. Es más ¿Sus servidores culturales sabrán al menos que es arte y lo que simboliza para una sociedad impulsarlo? No lo sé, Lo que si hay de sobra, es un público ávido y expectante, seguramente, esperando, le muestren otras cualidades de esparcimiento.

Debido a la promiscua y malcriada ignorancia de algunos que confunden a la ciudadanía; Permita, mi distinguido lector, informarle lo que no es teatro: No son los payasitos del zócalo, no son los circos, no son las obras que anuncia cierto carrito con perifoneo, teatro no es lo que se presentan en algunos salones de fiesta, ni el espectáculo de algún mago, tampoco las obras escolares, teatro no es lo que se exhibe en conocido antro; ni todo lo que se presenta en la explanada, museo a la bandera o demás sedes improvisadas; tampoco es teatro infantil las presentaciones de botargas de Bob esponja, ni mucho menos lo confunda con las aberraciones de Solo para Mujeres, Los monólogos de algún comediante; ni con alguna campaña del DIF; mucho menos; que por solo llamarse “Teatro del Pueblo” significa que los absurdos que ahí se presenten febrero tras febrero, sean funciones de dramaturgia. Y por su sano juicio, no confunda teatro con el pozolero show travesti.

Los expertos me han dicho que para mostrar Teatro, no es obligatorio algún inmueble exprofeso, ni de fastuosas producciones, ni de altas inversiones en equipo de sonido o iluminación, ni de ostentosas escenografías, ni de aclamados actores, o premiados directores, ni vestuario de diseñador, es más, ni siquiera a veces es necesaria la butaquería para el público. Para un evento teatral digno, solo se necesitan de 7 elementos básicos: un guion, un libreto, un espacio, una decente obra teatral, unos atrevidos humanos, que esto genere fondos y sobre todo, voluntad. Por cierto la voluntad es un valor en decadencia, que muchos impulsores del arte pierden en el pernicioso camino de la gestión cultural. Supongo que por eso y más, no existe Teatro en mi ciudad, ni a mediano plazo se ve llegar. Para asiduos de esta actividad solo nos resta la cartelera de Taxco o en el D.F. o simplemente hacer tiempo para que sí el destino gusta, llegue alguna obra de ramplona envergadura.

Para cerrar, le comparto un suceso ocurrido en un jardín preescolar de esta ciudad: “En clase preguntan eufóricamente las niñas y niños; Maestra ¿qué es el teatro?: vaya, la maestra se pone nerviosa, balbucea; a manera de huida se acerca a su compañera de trabajo; le dice; “ay´ mana yo nunca he ido a un chingado teatro”, ni sé que decirles a estos mocosos. El consejo se hace venir; “sáltate ese tema mensa; ay´ invéntales algo mana, y ponles mejor una película. Secretamente se mofan, con sonrisitas de ignorancia….No las culpo, no las juzgo. Pero caaaaray.

1 comentario:

  1. Anónimo12.9.11

    jijossssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar

Comente como Anonimo para dejarnos su opinion Gracias